“No saldrá un sólo centavo del erario público para nuestra marcha”, asegura AMLO

0
137

CDMX.- En su conferencia habitual, el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador aseguró que la marcha de apoyo que él habría de encabezar el próximo domingo, además de ser pacífica, será libre para todo el que quiera asistir, pero sobre todo declaró que no saldrá ni un centavo para su financiamiento, porque “cada quien pagará sus gastos” de traslado, comida y artículos promocionales.

Más aún, cuando uno de los reporteros le preguntó si a esa manifestación llevarían “acarreados” de toda la república, el jefe de las instituciones nacionales adoptó la posición acostumbrada e incluso de forma irónica aceptó el término y lo mencionó repetidamente al decir que irían “todos los acarreados” que han sido beneficiados con los programas oficiales, mismos que en su mayoría enumeró.

Insistió en que dicha marcha será para demostrarle “a nuestros adversarios” que la mayoría del pueblo está con MORENA y la 4T, y por enésima ocasión descalificó a quienes no piensan como él, con sendos ataques a los representantes de los medios de comunicación, sin dejar de mencionarlos a algunos de ellos por los nombres de las empresas periodísticas.

Incluso calificó de “pasquines” y “panfletos” a los medios internacionales, como el Washignton Post, New York Times, entre otros, porque, dijo, “también están en contra de nosotros y no están de acuerdo con nuestro proyecto”.

No hay día en que repetidamente el Presidente López Obrador no ataque y divida a la sociedad; a empresarios, asociaciones civiles, iglesias, emprendedores, intelectuales y en este caso escritores y periodistas, lo mismo para quienes cuestionen la alta tasa de endeudamiento del país, el desempleo, la corrupción en su Gobierno que es mayor que en sexenios anteriores y el desvío de recursos para obras inviables.

Precisó que la marcha del próximo domingo será de alegría, porque todos los que irán es porque están contentos y agradecidos con su Gobierno; irán gobernadores, su gabinete, legisladores federales y estatales y grandes contingentes. Hasta adelantó que los camiones serán insuficientes para trasladar a todos aquellos que desean asistir “libremente”, pero aseguró que cada ciudadano, desde el más rico al más humilde, habrán de pagar el viaje y todos sus gastos de su bolsa, porque del erario público no saldrá, insistió, “ni un solo centavo”.