México elimina el horario de verano tras 26 años de implementarlo

0
373

 

*La Cámara de Senadores avaló la reforma a la Ley de husos horarios en el país y pone fin al cambio de hora que se hace desde 1996

El próximo domingo 30 de octubre de 2022 será la última vez que los mexicanos tengan que atrasar su reloj. La Cámara de Senadores ha puesto fin permanentemente al horario de verano, una medida que se implementó desde 1996 y que consiste en adelantar el reloj el primer domingo de abril y atrasarlo el último domingo de octubre de cada año. De este modo, el país permanece en el horario de invierno, en contraste con otros países como Estados Unidos, que buscan permanecer en horario estival.

Con 59 votos a favor, 25 en contra y 12 abstenciones, los legisladores respaldaron la propuesta enviada por la Cámara de Diputados en septiembre, aunque contempla una excepción para los 33 municipios de la franja fronteriza con Estados Unidos para que conserven el horario de verano a fin de no afectar el intercambio comercial.

Desde el punto de vista energético, la justificación del horario de verano era aprovechar más la luz del sol y así hacer menos uso de luces en casas y edificios, un argumento que no fue suficiente para quienes se abocaron a su derogación. Rocío Abreu Artiñano, presidenta de la comisión de Energía en el Senado, ha dicho en la matónica sesión para discutir la permanencia del cambio de horario, que los ahorros energéticos han representado menos del 1% respecto a las energías que se consumen cada año, con lo que “no ha cumplido con su objetivo, pero sí ha producido impactos negativos en la salud de la población”.

Hasta ahora, no hay datos concluyentes sobre el ahorro de energía. Según el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), en 2018, el último dato disponible antes de que comenzara el Gobierno de López Obrador, el ahorro en consumo de energía eléctrica fue de 945 gigavatios, con lo que “se podría abastecer 592.000 casas durante todo un año, o alimentar 8,3 millones de lámparas fluorescentes durante 24 horas por un año entero”, dice la dependencia.

Quizá el ahorro más importante no sea el económico, sino ambiental. Un estudio del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias indica que en 2006, la aplicación del horario de verano evitó emitir a la atmósfera 1.427 toneladas de bióxido de carbono y se tuvo una reducción en el consumo de combustible para la generación de energía eléctrica de 2.754 millones de barriles de petróleo.

La reforma entrará en vigor el próximo 30 de octubre y señala que el horario para todo el país, con base en los diferentes husos horarios reconocidos en el territorio nacional y conforme a los acuerdos tomados en la Conferencia Internacional de Meridianos en 1884, que determinó el meridiano cero.