El Papa pide transformar la economía de la trata de personas

0
125

Con ocasión del Día Mundial contra la Trata de personas que la ONU promueve cada 30 de julio, el Papa Francisco lanzó una invitación para trabajar junto a los supervivientes y transformar “la economía de la trata en una economía del cuidado”.

Así lo dijo el Santo Padre en un mensaje enviado a través de su cuenta oficial de Twitter @Pontifex_es en el que se sumó también a la campaña “Care Against Trafficking” impulsada por la red global “Talitha Kum” contra la trata de personas formada por más de 30.000 consagradas en el mundo.

El pasado 8 de febrero de 2021, 7ª Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la trata de personas, el Papa Francisco pidió rezar “para sostener a las víctimas de la trata y a las personas que acompañan los procesos de integración y reinserción social” y para que la oración impulse “acciones concretas” que permitan a cada persona esclavizada volver a “ser protagonista libre de su vida” a favor del bien común.

En esta línea, el Santo Padre reflexionó en el tema de aquella Jornada Mundial de Oración y Reflexión que fue “Economía sin trata”.

En un video mensaje, el Papa explicó que “una economía sin trata es: una economía de cuidado” y añadió que “el cuidado puede entenderse como cuidar de las personas y de la naturaleza, ofreciendo productos y servicios para el crecimiento del bien común”.

Sin embargo, el Pontífice advirtió que se trata de “una economía que cuide el trabajo, creando oportunidades de empleo que no exploten al trabajador mediante condiciones laborales degradantes y horarios extenuantes”.

“Por lo tanto, una economía del cuidado significa una economía de la solidaridad: trabajamos por una solidez que se conjuga con la solidaridad. Estamos convencidos de que la solidaridad, bien administrada, da lugar a una construcción social más segura y firme”, señaló el Papa.

Por último, el Santo Padre subrayó que “una economía sin trata es una economía valiente” ya que se requiere valor, pero “no en el sentido de temeridad, de operaciones arriesgadas en busca de ganancias fáciles”.

Sino más bien, consiste en “el valor de la construcción paciente, de la planificación que no mira siempre y solo a la ventaja a muy corto plazo, sino a los frutos a medio y largo plazo y, sobre todo, a las personas”.

“En la crisis, la trata prolifera, lo sabemos todos: lo vemos todos los días. En la crisis, la trata prolifera; es necesario, pues, reforzar una economía que responda a la crisis de una manera que no sea miope, sino duradera y sólida”, lamentó el Papa.

Por ello, el Pontífice invitó a llevar todo esto “a nuestra oración” especialmente a la intercesión de Santa Josefina Bakhita”.

“Rezo por ustedes, y todos juntos rezamos por cada persona que es víctima de la trata en estos momentos. Y ustedes, por favor, no se olviden de rezar por mí”, pidió el Papa.