Calladitos se ven más bonitos

0
70

Por Alberto Woolrich * 

 

Una tempestad en un vaso de agua se suscitó en  días pasados, porque ignorantes, oportunistas y mal intencionados líderes políticos, legisladores en funciones y puristas, entre otros, se propusieron y pretendieron elevar a rango de ley una mordaza a las redes sociales a fin de evitar censuras por su incorrecto y zafio actuar.

 

Su aberrante desconocimiento de la ley, no se diga de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los hizo pensar que se podía impedir seguir recibiendo sinceras y honestas críticas por incumplir palabras empeñadas en campañas electorales, así como exhibir su escaso y tibio combate a la corrupción; la misma que pretendieron exterminar y con la cual finalmente se aliaron  en perjuicio de México.

 

Tan insulsas y mal fundadas pretensiones de crear la ley de la mordaza no resistió el menor análisis de la abogacía independiente de la Republica.

 

Veamos: Resulta de explorado conocimiento, que todos los mexicanos contamos con un sagrado derecho de libertad de expresión y que todo aquello que tienda a evitarlo  resulta además de ilegal e inconstitucional; inmoral .

 

El fin genérico de la pretendida ley en cita, resultaba el de evitar censuras, poner coto a las críticas, desviar señalamientos, evitar burlas y exhibiciones de los consumidores de redes sociales a su incorrecta forma de gobernar a un País llamado México,  así como el de proteger su ya nada creída esfera de honorabilidad.

 

Por ello, respecto al tema en comento ilustres juristas miembros de diversos colegios de abogados, entre los que destaca el Colegio Nacional de Abogados  ‘’Foro de México’’ A. C. ,  semillero de enormes talentos jurídicos, afirmaron:

 

“ concurren con esa pretendida ley,  verdaderas aberraciones jurídicas,   con ella únicamente se pretende atentar contra la Carta Magna,  ya que la consecuencia de su aprobación, sería el de silenciar la libertad de expresión y el sagrado derecho a  referir la verdad.  Por tanto la línea política encabezada por el Senador Ricardo Monreal optaron por el deber de callar y no seguir expresando simplezas y boberías  que únicamente atentan a la Ley Suprema ‘’.

 

Los miembros del Colegio en cita evitaron, con virilidad bien manifestada, que la tiranía  ensombreciera las libertades con las que contamos los mexicanos, impidieron que la justicia se sintiera herida; con la intervención de esos muy doctos juristas se confirmó que los déspotas y prepotentes nunca han sido adictos  a los hombres de leyes.

 

Con ello se demostró que el Foro ha sido y siempre seguirá siendo escuela de la libertad y salvaguarda de nuestras instituciones.

 

Al expresar con profunda convicción  de abogados lo expuesto con antelación se evitó un descrédito internacional.

 

Por ello, un aplauso y de pie al prominente Colegio Nacional de Abogados ‘’Foro de México’’ A.C.,   que nos hizo recordar añejas enseñanzas recibidas y las cuales hoy transmiten a los jóvenes abogados para su ilustración: ‘’El abogado debe saber derecho, pero fundamentalmente debe ser hombre recto’’.

 

Por todo ello considero, además, que por lo que toca a ese supuesto  engendro de ley,  por su absurda pretendida  aplicabilidad no merece más comentarios.

 

 

Las críticas en redes sociales es un honor ejercido contra malos gobernantes y es el mas claro ejercicio de sabiduría y buena fe  a fin de corregir el destino de nuestro México, tu  México, el México de nuestros nietos .

 

                                       Lic. Alberto Woolrich Ortiz *

Presidente de la Academia de Derecho Penal 

del Colegio de Abogados de México A.C.