Los medios de comunicación, obligados a darle a conocer la verdad al pueblo: Woolrich

0
319

*Tanto Vicente Fox como AMLO prometieron un cambio, pero la corrupción permea

 

CDMX.-La función de los medios de comunicación es de las más importantes para la Nación porque el pueblo merece conocer la verdad, sobre todo ahora que está más inmerso en la corrupción y se vive en un ambiente de falta de credibilidad, señaló en la entrevista exclusiva con FUTURO el Presidente de la Academia Mexicana de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A.C. Alberto Woolrich.

Tras hacer referencia a la necesidad de hacer cambios en el Legislativo para que paguen sus culpas aquellos que han defraudado a la Nación, Woolrich Ortiz asentó que no hay respeto, que éste se perdió por la falta de voluntad política.

Y es que esa falta de credibilidad en las autoridades se manifestó tras el triunfo y sobre todo desempeño del gobierno de , y ahora ese mismo escenario se vuelve a vivir en la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más aún, puso en claro que ya no se ve tan clara esa diferencia entre los delincuentes y los políticos, por ello es que la responsabilidad es más alta en los medios de comunicación para que el pueblo sepa la verdad y puede tomar las decisiones que mejor convienen.

México no es un país de corruptos, pero hace falta que todo aquellos que cometen algún delito sean sancionados mediante procedimientos éticos y profesionales para que recaigan en las penas que correspondan, no en las que se establecen desde atrás de un escritorio o por consigna.

Llegar a la verdad debe ser la premisa, expuso.

Hizo ver que en al menos los casos relevantes que se conocen, se ha hecho el ridículo por no integrase debidamente la averiguación, lo que ha traído como resultado que no haya sentencia.

Y es en el tema económico donde debe profundizarse y llegar hasta las últimas consecuencias, más aún cuando se trata de delincuentes de altos vuelos.

Damos en México la imagen de que los delincuentes parecieran estar protegidos por la ley, y eso debe quitarse con voluntad política y medidas de fondo.