“Borchornoso” la ausencia de valores y voluntad para enfrentar corrupción en México: A. Woolrich

0
313

CDMEX.- Contundente y claro, sin rodeos, suele ser el licenciado Alberto Woolrich Ortiz, maestro de varias generaciones de abogados y actual Presidente de la Academia Mexicana de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A.C., quien recibe a FUTURO en su despacho de la avenida México, en la colonia Del Carmen, en Coyoacán.

Asesor en Consultoría Jurídica Internacional y especialista en la materia que domina, pero también gran conocedor de los vaivenes políticos, Woolrich responde que el fenómeno de la corrupción que de manera especial afecta a nuestro país, comenzó a extenderse a finales del sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, y de entrada enfatiza: “no quisieron combatirlo” y hace una amplia referencia a ese fenómeno en jueces y magistrados, incluso en Procuradores de la República.

Periodísticamente destacaría que toda esta etapa de corrupción que conocen las pasadas y as nuevas generaciones, viene a partir del neoliberalismo a partir de la corrupción de las corporaciones encargadas de la impartición de justicia.

Pero va más allá el maestro Woolrich al sostener que más allá de la forma, el fondo está en la falta de principios, la carencia de valores que dieron con la inaplicabilidad de la justicia.

El Presidente de la Academia Mexicana de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México manifiesta sin embargo que hay un sentir de descontento, porque se prometió en campaña combatir la corrupción y hasta ahora se ha visto que ha faltado voluntad política.

Y refiere varios ejemplos de países que han podido combatir de fondo la corrupción, y recuerda el programa “Manos Limpias”, llevándose a la cárcel a un buen número de responsables de procurar e impartir la justicia.

Y asienta, “de manera aislada no” funcionará en nuestro México.

La entrada…

Al recibirnos en su despacho, Woolrich Ortiz agradece por su parte la visita del equipo de Redacción y de Producción de FUTURO, y hace hincapié que dicho fenómeno se ha extendido a todos los ámbitos, sean empresariales incluso, pero también en el gremio periodístico que lamenta con particular énfasis, pero hace ver que la corrupción ha sido abanderada como un instrumento político, y le llama “un medio para conseguir votos” sin ir al fondo ni al origen de este mal que azota a toda la república y a todos los estratos, niveles y sectores sociales.

Luego explica lo que sucede hoy en día, los medios de impartición de justicia corrompidos, especialmente los Ministerios Públicos, magistrados y fiscales sin que exista un combate frontal a la corrupción.

Hace ver en esta parte de la entrevista que por ello es que las denuncias no han tenido ni tendrán buen éxito por la corrupción que impera en este sistema, en la inaplicabilidad de la ley, y que sin duda resulta bochornoso enterarnos los mexicanos de que alguna denuncia presentada ante el Ministerio Público por temas de petróleo, empresas, etcétera, tendrán “resultado nulo”.