¿Cómo repercutiría un gobierno de Joe Biden en la agenda del aborto y LGBT en América Latina?

0
489

Respuesta:

Al tiempo que se ha manifestado como “católico”, Joe Biden, presidente virtualmente electo de Estados Unidos, no ha ocultado su afinidad con la agenda del aborto y del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Planned Parenthood Action Fund, el brazo político de la multinacional del aborto Planned Parenthood Federation of America, calificó a Biden y a su candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, como “campeones de la salud reproductiva”.

Un artículo del diario estadounidense The Washington Post de agosto de este año recuerda cómo Joe Biden y Kamala Harris “trabajaron” a favor del matrimonio gay.

De hecho, Biden, como vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama, “casó” a una pareja de hombres homosexuales que trabajaban en la Casa Blanca.

 “Una muy mala noticia para la defensa de la vida y la familia”

En diálogo con ACI Prensa, Luis Losada Pescador, director de campañas de CitizenGO en Hispanoamérica advirtió que si la victoria de Biden fuera finalmente confirmada por las instituciones competentes en Estados Unidos “sería una muy mala noticia para la defensa de la vida y la familia en Latinoamérica”.

“Probablemente se derogaría la política de Ciudad de México regresando a financiar a las ONGs como Planned Parenthood, que sin ningún pudor realizan injerencia ideológica cabildeando en nuestros países para legalizar el aborto”, dijo.

Instituida en 1984 por el presidente Ronald Reagan, la “política de Ciudad de México”, -llamada así por la ciudad en la que fue anunciada-, determina que las organizaciones no gubernamentales extranjeras no pueden recibir financiamiento de fondos públicos si realizan o promueven el aborto como un método de planificación familiar.

En los años que siguieron, la política de “Ciudad de México” se convirtió en un emblema de la postura del nuevo presidente sobre el aborto. Los presidentes entrantes generalmente derogan o reinstauran esta política durante su primera semana en el poder, simbolizando la postura que tomarán sobre temas de aborto durante su mandato.

Losada advirtió que, como sucedió en el gobierno de Obama, “también regresarían los embajadores especiales LGTB para ‘exportar’ ideología de género: ‘matrimonio’ y adopción gay, ‘cambio’ de sexo registral y adoctrinamiento de género en las escuelas”.

“Además, el sesgo de cooperación de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) sería claramente ideológico e injerencista”. “Por eso la victoria de Biden sería una pésima noticia para la región”, subrayó.

Los millones de dólares del aborto

La International Planned Parenthood Federation (IPPF), matriz de Planned Parenthood Federation of America, la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (Mexfam) y la Asociación Pro-Bienestar de la Familia Colombiana (PROFAMILIA), entre otros, reconoce que gracias a la Política de Ciudad de México perdió durante el gobierno de Trump 100 millones de dólares.

De acuerdo a la multinacional del aborto, entre 2017 y 2020 perdió 1,2 millones de dólares para sus proyectos en Colombia, 500 mil dólares para República Dominicana, otros 500 mil dólares para El Salvador, 600 mil dólares para sus trabajos en Guatemala, 500 mil dólares para Honduras y 60 mil dólares para Panamá, entre otros.

En 2014, bajo el gobierno de Barack Obama, USAID firmó convenios de cinco años con IPPF y la también multinacional del aborto Marie Stopes, por más de 71 millones de dólares y 74 millones de dólares, respectivamente.

Al negarse a cumplir con la Política de “Ciudad de México”, nuevamente implementada en 2017 por Donald Trump, USAID detuvo los convenios con IPPF y Marie Stopes y las multinacionales del aborto tuvieron que detener sus proyectos.

Agenda de aborto y de ideología de género “desde el primer día de su gobierno”

Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia de México, indicó que el impacto de una administración de Biden en temas de vida, familia y libertades fundamentales “podríamos verlo desde el primer día de su gobierno”.

Cortés advirtió que además de la promoción del aborto y la ideología de género en Estados Unidos, así como la supresión de la Política de Ciudad de México, Biden respaldaría la “agenda agresiva” especialmente “en el sistema interamericano de derechos humanos” de la Organización de Estados Americanos (OEA), específicamente en la Corte y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Lo que veremos es que va a arreciar la agenda de aborto, de ideología de género contra la familia y de restricciones de libertades fundamentales como son la libertad religiosa y la de los padres para educar a sus hijos. Es muy evidente que esto será así”, aseguró.

En el caso de México, señaló, “se vería cómo se daría una mayor presión o sinergia con los actores que buscan los mismos objetivos de cultura de la muerte de ideología de género y de restricción de libertades fundamentales”.

Critican “aureola de catolicismo” de Biden

El presidente del Frente Nacional por la Familia de México criticó que se le coloque de forma apresurada “una aureola de catolicismo a Biden cuando sostiene lo más contrario” a los principios “no negociables” expuestos por Benedicto XVI en 2006. Estos son la protección de la vida en todas sus etapas, el reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y la protección del derecho de los padres a educar a sus hijos.

Para Cortés, la presidencia de Biden tendrá un impacto cultural, pues “va a haber una distorsión de lo que es el ser católico en la vida pública y se va a generalizar la idea de que uno puede ser católico, político y promover de manera despiadada e inmisericorde el asesinato de inocentes en su etapa más vulnerable, que se puede andar promoviendo el matrimonio del mismo sexo, y toda la ideología de género”.

Marcial Padilla, director de la plataforma mexicana ConParticipación, coincidió en que con un gobierno de Biden “Planned Parenthood y otras organizaciones abortistas enviarían fondos para la presión política y en medios de comunicación en contra del derecho a la vida”.

Padilla indicó que “la compañera de fórmula de Joe Biden, la senadora Kamala Harris, ha hablado y actuado claramente en pro de la agenda progresista, de aborto e ideología de género”; y cuando fue fiscal de distrito de California “persiguió a los investigadores que exhibieron el negocio de venta de restos humanos de Planned Parenthood”, encabezados por David Daleiden.

“Pensar que la administración Biden-Harris sería favorable al derecho a la vida o a los valores familiares porque Joe Biden es católico sería contrario a los datos con los que se cuenta ahora. Más bien hay que esperar una acción intensa de parte del gobierno norteamericano sea en la política interior de su país como en el extranjero”, señaló.

Julia Regina de Cardenal, presidenta de la Fundación Sí a la Vida de El Salvador, señaló que si Biden y Harris son declarados ganadores de las elecciones en Estados Unidos “vendrá una inmensa inversión a nuestros países ‘menos desarrollados’ para promover la industria del aborto, facilitar sus servicios a los que llaman salud reproductiva y además imponer la ideología de género”.

“Biden ha dicho que es católico pero es proaborto”, dijo la líder provida, y señaló que Kamala Harris ha sido “calificada como la senadora más liberal, ‘progresista’, extremista de la izquierda, anti vida y hasta llegó a cuestionar la capacidad de la Juez Amy Coney Barrett por sus creencias religiosas. ¿A eso llaman tolerancia y progreso?”.

El director del Frente Nacional por la Familia en Ecuador, Erwin Ronquillo, dijo a ACI Prensa que el posible gobierno de Biden y Harris “abriría una peligrosa puerta para la promoción de la agenda abortista y la limitación de libertades”.

 “Vamos a seguir luchando”

María Lourdes Varela, directora de 40 Días por la Vida en Iberoamérica, destacó que “desde Estados Unidos no solo viene un mal ejemplo proaborto sino también recursos para que se opere la promoción del aborto en nuestros países, para que nos convenzan de que nosotros matemos a nuestros propios hijos”.

Frente a eso, dijo, Donald Trump “ha demostrado y ha cumplido a su electorado con defender la vida en Estados Unidos y eso automáticamente impacta en el mundo entero”.

Sin embargo, “el movimiento provida, las actividades provida, no tienen que ver con un presidente o con un candidato. Sabemos que tenemos todo en contra, pero principalmente en 40 Días por la Vida creemos que con Dios todo es posible”.

Varela señaló que “no importa quién gane, nosotros vamos a seguir luchando en Estados Unidos, en México y en el mundo para que pronto en el mundo el aborto sea algo impensable”.