30 mil personas participan en caminata Provida en Estados Unidos

0
197

Se estima que unas 30 mil personas participaron este fin de semana en la sexta caminata anual OneLife LA organizada por la Arquidiócesis de Los Ángeles, que busca celebrar la belleza y la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

El evento se realizó en Los Angeles State Historic Park en el centro de Los Ángeles y fue dirigido por el Arzobispo local, Mons. José Gómez, sus obispos auxiliares y obispos de las diócesis vecinas. Además, participaron grupos parroquiales y escolares y familias enteras.

Esta caminata es un evento provida que coincide con el 47 aniversario de la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema de los Estados Unidos, que aprobó el aborto en todo el país el 22 de enero de 1973.  Su propósito, según el Mons. Gómez, “es celebrar la dignidad y la belleza de la vida humana”.

“OneLife LA no es un evento, es un movimiento. OneLife LA es un movimiento de amor que ve en cada persona la belleza de la creación de Dios, un hijo de Dios”, explicó.

Al mediodía del 18 de enero, el Arzobispo Gómez inauguró el evento, seguido de una caminata por el centro de la ciudad hacia al parque histórico, lugar donde había un estrado y se presentaron varios oradores y músicos.

Mons. Gómez dijo que “Dios nos está llamando a ponerse de pie cuando vemos la dignidad de los demás siendo violada. Él nos llama a oponerse y vencer los males que vemos a nuestro alrededor. Nuestro Dios no nos deja descansar hasta que se respeta toda vida humana y que comienza con la vida del niño que quiere nacer”.

Más adelante, en horas de la noche, el Prelado celebró la 25 edición de la “Misa de respeto a la vida” en la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles, donde se encendieron 175 velas en memoria de los bebés abortados a diario en el sur de California.

Durante todo el evento, los asistentes tuvieron la posibilidad contactarse con 19 comunidades socias para unirse a su trabajo en hogares de acogida, apoyo y servicios para las personas sin hogar y la lucha contra tráfico de personas.

También, la Arquidiócesis anunció que OneLife LA se asoció con Harvest Home, organización que sirve a las mujeres que están embarazadas y sin hogar, para reutilizar un convento con 20 habitaciones que proporcionará alojamiento y apoyo a las mujeres necesitadas. Con esta nueva casa casi se triplicará los recursos y aumentará el número de viviendas en todo el condado en un 25%.