Los otros paraísos y mansiones de los narcos mexicanos

0
498

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal/GDA). Entre las mansiones más lujosas que se pueden ver en México, algunas casas llaman poderosamente la atención. No solo por su magnitud, sino también por sus orígenes: estas casas pertenecen a narcotraficantes que, gracias a sus negocios ilícitos lograron edificar con cualquier cantidad de lujos y excentricidades, y han sido decomisadas a narcos poderosos que ya han sido detenidos o que incluso han muerto.
Héctor Beltrán Leyva, conocido como “El H”, líder del Cártel de los Beltrán Leyva, falleció el 19 de noviembre de 2018 en un hospital de la ciudad de Toluca, Estado de México, luego de sufrir un infarto. Su última morada está ubicada en el exclusivo fraccionamiento de Juriquilla, Querétaro.
Pintada de blanco, con muros de gran altura, la propiedad se distingue de los inmuebles aledaños por contar con una cúpula amarilla adornada con un gallo de metal. La fachada tiene un garaje de madera, el cual se encuentra a sólo unos metros de la puerta principal donde resalta la figura de un sacerdote con una vasija en las manos, hecha de piedra. También hay un tapete de piedra con figuras de peces.
En el caso de Sergio Villarreal Barragán, conocido con el alias de “El Grande” y/o “King Kong”, que fue enemigo de “La Barbie” y principal operador de Héctor Beltrán Leyva. Fue detenido en una casa de la calle de Mercaderes del exclusivo fraccionamiento Puerta de Hierro, en Puebla. La guarida está conformada de dos amplias plantas de color blanco y con acabados coloniales. Tiene un amplio garaje con capacidad para cuatro automóviles aproximadamente, así como un patio y decoración con palmeras en el interior y exterior. Tenía un gimnasio, un área de masajes e imágenes religiosas.
Por su parte, Víctor Emilio Cázares Gastélum, conocido como “El príncipe del narco”, señalado por la DEA como uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa. Era dueño de algo parecido a un castillo a la usanza medieval. Cuenta con puente, plaza y su catedral, todo rodeado de un muro de acero y piedra de más de un kilómetro de longitud. La propiedad comienza con una mansión a la que se entra por un portal vigilado por cámaras que comunica hacia una serie de jardines que sirven de marco a los juegos infantiles que rodean la parroquia construida en roca, concreto y vitral, con dos torres de más de 50 metros de altura. Le sigue un kiosko de teja roja sostenido por cuatro columnas de piedra.
Finalmente, Carlos Montemayor González, alias “El Charro” y suegro de Édgar Valdez Villareal “La Barbie”, asumió el liderazgo de la organización delictiva y fue responsable de las células que “La Barbie” tenía en Guerrero y Morelos. El rancho “Los Tres García”, ubicado en el ejido de Los Remedios, Naucalpan de Juárez en el Estado de México, cuenta con una superficie de 21.302 metros cuadrados y fue evaluado en más de 32 millones de pesos, según datos del SAE. Bajo el nombre de Alejandro García Treviño Montemayor se hizo pasar por empresario para poder operar el rancho como palenque y rodeo, donde los visitantes distinguidos estaban protegidos por gruesos cristales.
En julio, el municipio de Naucalpan solicitó al gobierno Federal la donación de dicho espacio para crear una universidad pública, y apenas el pasado 21 de octubre se oficializó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) donó el terreno para la universidad. Hoy el lugar luce en estado de abandono, con pasto secos y maleza crecida, sin jardines verdes.