Basta de jugar con la vida de inocentes: Ing. Efraín González L.

0
752

El asesinar criaturas en el vientre de su madre es la peor aberración que pueda cometer cualquier ser humano, y afecta de forma terrible, aseveró el Ing. Efraín González López tras enfatizar que él tiene el valor de decirlo de frente a cualquier diputado que se manifieste en favor del aborto, o incluso de quienes dudan de que la vida comienza desde la concepción. “No es juego, no debe estar a discusión, sino proteger las dos vidas, y esto no se debe pedir, se tiene que exigir”, subrayó.

Previamente dijo que detrás de cada movimiento o expresión en favor de la cultura de la muerte, siempre “hay algo turbio”, y pocas veces o nunca se toma en cuenta la opinión de los interesados que son los padres de familia.

El especialista en temas religiosos y doctrinarios, no debe olvidarse que el Gobierno está para servir a todos los ciudadanos, principalmente lo que dictan las mayorías y no grupitos de unos cuantos, y Gobierno incluye no sólo las entidades de nivel federal, estatal o municipal, sino los tres poderes, que son el Legislativo, el Judicial y Ejecutivo.

Respecto a las manifestaciones de los grupos que recurren a la violencia para expresar lo que consideran sus “derechos”, González López respondió: “necesitan ayuda psicológica para que encaminen sus vidas al bien y no hacia cosas turbias”.

Más adelante diría que los hechos demuestran que las mujeres que, por la causa que sea, caen en este acto –de abortar- pagan las consecuencias y su propia conciencia las acusa el resto de sus vidas, y esto alcanza para médicos y enfermeras que contribuyen para abortar, pues de igual manera tendrán que lidiar el resto de sus vidas con el espectro de su delito.

Enfático expresó un “ya basta” al cuestionar hacia donde nos quieren llevar estos grupos minoritarios a la sociedad en general, ignorándose que la familia es la célula básica de la sociedad.

“Como ciudadano pensante exijo que hablen claro sobre sus verdaderas intenciones y a los legisladores les exijo que sean congruentes con el pensar y querer de la ciudadanía”.

Y tras pronunciar su nombre, dijo que él está dispuesto a hablarles de frente a cualquier político o legislador que se dice apoya el aborto, como si de él dependiera quien vive o quien muere, demostrándose su propia ignorancia porque es Dios el único que da la vida y la quita cuando considera que así conviene.

Y es que tanto a nivel federal como estatal, el tema del aborto sigue en la mesa de discusiones, ostentándose sobre todo legisladores del Morena, PRD y hasta del PRI en favor del aborto al plantearlo como un “derecho” de la futura madre, incluso como si fuese parte de su cuerpo.

Coincidió plenamente con el enfático señalamiento hecho por el Arzobispo emérito don Emilio Carlos Berlie Belauzarán, y el posicionamiento del Obispo José María de la Torre Martín y del arzobispo de Monterrey, cardenal Francisco Robles Ortega  presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

Se lamentó que haya medios “de confusión” que alientan a que legisladores y miembros de algunos grupos pro-aborto a considerar la vida como un tema que debe discutirse entre simples mortales, más aún, entre legisladores que se dicen representantes populares pero que obedecen intereses de grupos ligados a la masonería y a la cultura de la muerte, por lo que tienen también gran responsabilidad en ello, peor aún, si son financiados con recursos del erario público.