Feministas radicales alteran de nuevo el orden en el Congreso de Aguascalientes, México

0
484

 

Grupos feministas se reagruparon este jueves en la sede legislativa del Congreso de #Aguascalientes, donde una vez más evidenciaron su intolerancia y su rechazo total al diálogo acerca de una propuesta mediante la cual la mayoría de los diputados ha expresado su derecho a la vida desde la concepción y a la no criminalización de las mujeres.

El edificio congresional fue objeto de ultrajes desde su exterior, al pegar una serie de leyendas tanto en los muros como en las puertas de los vidrios del acceso principal, mientras que en su interior, fueron callados algunos ciudadanos, hombres y mujeres, que deseaban expresar su punto de vista ante la algarabía de mujeres y hombres que al unísono coreaban consignas propias de estudiantes de la escuela normal de “Cañada Honda” y del lobby gay internacional que quiere, “una América Latina feminista”.

Inocentes jovencitas se desgañitaban por impedir el sano desarrollo de la sesión, motivados por dirigentes de diversas organizaciones que tiempo atrás se habrían apoderado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), con la consigna de que nadie de los asistentes en el auditorio escuchara lo que los legisladores discutían, temas algunos de ellos que nada tenían que ver con los asuntos a discusión.

Desde el recinto, las voces que incitaban a la violencia ensordecían aún más la sesión, mientras que se lanzaban una serie de injurias y amenazas en contra de los legisladores que estaban en favor de la vida desde la concepción, pero no entendían razones y por más que desde la tribuna parlamentaria se llamaba al diálogo y al respeto, se respondía con agresiones y palabras altisonantes.

Después de al menos una hora de tensión, y ante la impotencia de los elementos del orden de proceder conforme al reglamento en los casos como éstos, sus “comisionados” comenzaron a retirarse, no sin antes expresar que habrían logrado su cometido con evidencia de satisfacción que se tradujo en risas entre tres y hasta cuatro grupos entre sí.

“El propósito no fue otro que provocar”, fue el comentario de uno de los legisladores; otro más: “quedó claro quiénes son los intolerantes, pero nos mantenemos abiertos al diálogo”.

Se pidió a los manifestantes informarse mejor y tomar en cuenta lo dicho por Sara Winter y otras líderes que revelaron que lo menos que les interesa a los grupos feministas y del lobby gay, es velar por los intereses y derechos de las mujeres, pues a quienes menos se les desea criminalizar, por el contrario, hacer conciencia de todo lo que conlleva el aborto en base a opiniones científicas y no de quienes controlan estas organizaciones con interés sólo político y económico.

“Infórmense bien, y no se dejen manipular, hay muchos documentos en internet y otros medios”, les dijo una madre de familia que con su pequeño en brazos sostenía una de las cartulinas en favor de la vida. “Cuiden sus derechos, pero también de los no nacidos, que también tienen derechos”, se les dijo por parte de un adulto que en el otro extremo portaba un pañuelo azul, mientras la mayoría de las o los manifestantes portaban el de color verde, el primero señal de vida y el segundo de muerte.