Los momentos actuales exigen más participación, advierte Agustín Llamas

0
579

“Perspectivas políticas y sociales” fue el nombre de la conferencia que Agustín Llamas disertó en Aguascalientes ante un nutrido grupo de empresarios y profesionistas convocados por La USEM de dicha entidad, ante quienes el expositor presentó escenarios sobre el futuro para México que, fundados en la realidad política y social actual, hizo –y hará- reflexionar sobre cómo lograr con éxito los retos que plantea el entorno nacional.

Con todo y las fallas que al inicio se tuvo con el equipo de sonido en dicho evento celebrado en conocido hotel del norte de la ciudad, difícilmente se puede aislar un aspecto del otro, pues lo mismo citó los retos de la sociedad mexicana que de las instituciones ante un escenario inquietante, pero de grandes retos para todos, donde el cambio individual será una pieza clave.

Llamas Mendoza es profesor del área de Entorno Político y Social del IPADE, politólogo, autor de libros como “Para entender el poder ejecutivo”, “Caminos de apertura” y “Empresa y sociedad. Generación de valor social”, además de colaborador de revistas y diarios nacionales e internacionales, pero además con una gama de experiencia directiva, actividades profesionales y grados académicos, con énfasis en temas como: Gobernabilidad, modelos de desarrollo, reforma política, sistema político mexicano, sociología electoral, modelos de transición y responsabilidad social.

“Sin autocritica y sin participación ciudadana, la tendencia a la hegemonía se fortalece”, destacó para luego enfatizar: “este resultado –electoral- o cualquier otro igualmente nos compromete con la exigencia de mayor participación social y política en todos los sectores”.

Diría antes que debemos felicitarnos por el proceso electoral; señala que “las razones de llegada al poder es multifactorial y acumulada”, y habría que cuidar, por tanto, la democracia sistémica, pero que habría que distinguir reformas administrativas de reformas ideológicas, pero a la vez “cuidar la libertad de expresión, de asociación y la libertad económica”.

Entre las conclusiones sobresale sin duda, que debe haber “participación y más participación”, con énfasis en las palabras “siempre unida, nunca agrupada”.

Contrapesos naturales

Una de las partes esenciales que el expositor subrayó es que se necesitan los “contrapesos naturales”, con reglas del juego, oposición institucional/atomizada, poder económico, acuerdos internacionales, sociedad organizada y medios de comunicación que hagan a un lado los intereses particulares y trabajen por el futuro de México, sin renunciar a la permanente exigencia de la libertad de expresión con responsabilidad social, porque al final de cuentas “todos somos México”.

La conferencia

Ante una asistencia participativa y con amplio interés en los “mensajes finos” del expositor, se habló inicialmente de la democracia procesal, de la alta participación con la que llegó Andrés Manuel López Obrador que se traduce en legitimidad, cuya segunda parte debe alcanzarse en el ejercicio del poder y en la tercera, en el éxito de su gestión.

Citó como ejemplo el caso de Carlos Salinas de Gortari que llegó con cero legitimidad, pero que después la obtuvo, sin omitir “el gran despilfarro” en estos 20 días del presente en funciones con los temas de sobra conocidos.

En este sentido, se puede subir o bajar esa legitimidad y minar esa democracia.

Dijo que no se deben confundir los 40 años de un proceso administrativo a uno de transición, pues éste se observó por primera vez en la década de los ochentas cuando en el gobierno de Miguel de la Madrid accedió a la firma de aquel acuerdo comercial que es cuando entran los cambios estructurales.

Más adelante habló sobre el sistema económico fortalecido que brinda una libertad financiera, con todos los defectos y retos que se le quiera poner.

Aseveró que México sigue siendo hasta hoy una potencia con futuro, pero no por gracia del Estado, sino por la sociedad, y en este renglón es viable la premisa de menos Estado y más sociedad, factor crucial para la vida del país.

El tema de la corrupción mereció mención aparte, señalando que es una deformación social que no está asociada a ninguna ideología; las instituciones son como la línea blanca de una carretera.

Mención por separado merece el discurso del nuevo Presidente, los mensajes y las intenciones, de lo que se hablará en la siguiente entrega de esta trascendental conferencia, incluyendo quienes votaron por Morena y por otros partidos políticos, las causas y, sobre todo, cuál es el propósito no tan oculto del flamante Presidente Andrés Manuel López Obrador.