No apoyemos conductas criminales como el aborto

0
540

“Pueblo de México no apoya conductas criminales como el aborto”, dice Cardenal

El Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Cardenal José Francisco Robles Ortega, señaló que el pueblo de México no apoya antivalores ni conductas criminales como el aborto.

“Ante las declaraciones de algunos políticos que desean ampliar aún más las causales para el aborto, mermar la naturaleza del matrimonio entre hombre y mujer, o restringir algunas libertades fundamentales, muchos católicos y no-católicos se han manifestado bajo su propia responsabilidad en un mismo día para proclamar que el pueblo no está de acuerdo con antivalores y conductas criminales”, dijo el Cardenal en su discurso de apertura de la asamblea general de la CEM el lunes 12 de noviembre.

El 20 de octubre cerca de un millón de personas salieron a las calles de 100 ciudades para sumarse a la “Ola Celeste México” en defensa de la vida, la familia y las libertades fundamentales.

Desde la victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), su partido político, Morena, se ha mostrado favorable al aborto y la ideología de género. El nuevo mandatario asumirá su cargo el próximo 1 de diciembre.

Diputados y senadores de Morena, que asumieron sus cargos el 1 de septiembre con mayoría parlamentaria en ambas cámaras, han ofrecido legalizar el aborto en todo el país y promueven actualmente la llamada “ley mordaza”, que buscaría silenciar a todos los que se opongan a la ideología de género.

“La Ola Celeste México se ha puesto en marcha en toda la República Mexicana. Felicidades a todos aquellos que han ejercido el día de hoy una auténtica ciudadanía de la familia, que ha abrazado el valor de la vida, de la familia y las libertades”, dijo el 20 de octubre Rodrigo Iván Cortés, presidente del presidente del Frente Nacional por la Familia, organización que convocó la multitudinaria manifestación.

En su discurso ante los obispos mexicanos, el Cardenal Robles recordó que “no trabajamos desde un vacío de valores o desde una ausencia de experiencia religiosa en la sociedad. La fe de nuestro pueblo es aún palpable. La solidaridad social activa emerge de formas diversificadas”.

El también Arzobispo de Guadalajara resaltó que al pueblo de México “nosotros como pastores debemos fortalecerlo y hacerlo madurar. Mucho es lo que está en juego. Mucho es también lo que el Señor nos ha dado como don y responsabilidad”.

“En el futuro inmediato todos tendremos que renovar nuestros argumentos e ideas para hacer más comprensible la necesidad de respetar el derecho a la vida desde la concepción y hasta la muerte natural”, afirmó.

El Arzobispo alentó también a “lograr que aún los no creyentes redescubran la verdad, el valor y la belleza del matrimonio heterosexual y la importancia de madurar en una cultura y una legislación de verdadero respeto y promoción del derecho humano a la libertad religiosa”.

“En el nuevo contexto político que tenemos, una nueva actitud de nosotros los obispos se requiere: respeto sincero a las autoridades legítimamente constituidas; colaboración en todos los temas comunes que podamos encontrar; y sana distancia para evitar cooptaciones indebidas que terminan lastimando tanto al Estado como a la Iglesia”, continuó.

El Cardenal subrayó que “la Iglesia no busca ningún fuero especial. El Estado debe ser laico, es decir, no debe promover religión o irreligión alguna. Pero el Estado debe ser laico para que la sociedad sea tan religiosa como ella quiera ser”.

El Presidente de la CEM también escribió en su cuenta de Twitter dos mensajes en los que manifiesta su oposición a la aprobación del aborto.

“La aprobación del aborto es condicionar los derechos humanos a criterios subjetivos”, resaltó el 12 de noviembre. Un día antes señaló que aprobar este infanticidio “es proclamar que solo en la medida que las personas son deseadas, vale la pena que sean sujetos de derechos”.