Otro y mayor atentado en Tierra Santa; prevalece la impunidad

0
387

Desconocidos profanaron el cementerio del monasterio de Beit Jimal, al oeste de la ciudad de Jerusalén, en Israel.

Según informó la agencia vaticana Fides, los religiosos encontraron 28 tumbas profanadas y las cruces destruidas.

A través de un comunicado difundido por el Patriarcado Latino de Jerusalén, la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa condenó este acto criminal.

Indicaron que ese incidente se produjo un año después de la profanación de la iglesia de San Esteban, dentro del monasterio de Beit Jimal. Añadieron que el cementerio ya había sido atacado en el 2016.

“En los dos casos mencionados, los servicios de seguridad no llevaron a nadie ante la justicia por estos actos, ¡y nos preguntamos si el incidente de hoy tendría un destino similar!”, denunciaron.

“Lamentamos y nos enojamos al condenar tales actos criminales, que se han repetido varias veces en los recientes años, mientras que casi no vemos seguridad ni tratamiento educativo de este peligroso fenómeno por las autoridades estatales, ¡especialmente cuando los altos funcionarios del país reclaman como si a los cristianos les estuviera yendo muy bien!”, señalaron.

La Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa pidió a las autoridades que “trabajen para castigar a los atacantes” y “educar a las personas para que no comentan ofensas similares”.

Además, dijeron que rezan a Dios para que en la zona “todos los pueblos aprendan a coexistir unos con otros en amor y respeto mutuo, independientemente de las diversidades entre ellos”.

Por su parte, a través de su cuenta de Twitter, el Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Cardenal Leonardo Sandri, lamentó este acto y lanzó estas preguntas, posiblemente dirigidas a los profanadores: “¿Por qué temen a la Cruz? ¿Por qué perturban el descanso de sus almas?”

En agosto de 2013 extremistas judíos lanzaran una bomba molotov y pintaron en las paredes del monasterio de Beit Jimal frases como “muerte a los gentiles” y “venganza”.