A trabajar “sin colonización ideológica”

0
440

El Arzobispo de Asunción (Paraguay), Mons. Edmundo Valenzuela, alentó al nuevo presidente, Mario Abdo Benítez, a trabajar con “sentido de unidad” en la protección de la identidad nacional y de la Constitución, sin complacer la colonización ideológica.

Mons. Valenzuela hizo este llamado durante el Te Deum celebrado el 15 de agosto en la Catedral con motivo del 481° aniversario de la capital y de la solemnidad de Nuestra Señora de la Asunción, patrona del país.

El Arzobispo agradeció el gobierno del expresidente Horacio Cartes, con “sus luces y sombras”, y pidió la bendición para el nuevo mandato que comienza y que durará hasta el 2023.

Tras señalar que hay “mucho por hacer”, el también Presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya invitó a actuar “con sentido de unidad respetando nuestras diferencias, sin consentir la violencia ni la desvalorización de nuestra identidad nacional”, fundamentales para lograr el bien común y la soberanía.

“Practiquemos la solidaridad entre nosotros y seamos hospitalarios con los de fuera, pero no complacientes con quienes condicionan su amistad con nuestra nación a una colonización ideológica que intente coaccionarnos para aceptar antivalores, como la legalización de aborto o la ideología de género, a cambio de ayuda financiera”, agregó.

El Arzobispo pidió respetar la Constitución y alentó a que, fruto del diálogo, se establezcan en la verdad las leyes que ayuden al buen funcionamiento de la vida social y democrática.

En ese sentido, Mons. Valenzuela valoró que Paraguay sea una “fortaleza moral” en la  Organización de Estados Americanos (OEA) y en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pues ha “sabido defender la familia, el matrimonio entre varón y mujer y la vida, desde nuestra Constitución Nacional”.

Asimismo, pidió para que el Señor los guarde “del pecado personal y social que separa a los hombres entre sí con las barreras del odio y de la violencia; que nos lleva al error, a la mentira, al abuso del poder y a la bajeza contra nuestros semejantes y contra la naturaleza”.

Por último, invitó a desarrollar políticas públicas que combatan la pobreza y la desigualdad social, una reforma educativa integral regida por valores humanos y cristianos, el apoyo a la juventud, así como el combate contra la corrupción y del tráfico de drogas.