Por qué la gran violencia social… y qué hacer

0
647

El Dr. Héctor Grijalva Tamayo habla para la revista FUTURO y explica los orígenes de la descomposición del tejido social que vive Aguascalientes, -y seguramente también el resto del país- que requieren de acciones concretas para atenuar la depresión, la ansiedad, el suicidio y las adicciones, reto que aceptó atender después de 7 años de casi total abandono, sin negar que es en los medios de comunicación, sobre todo electrónicos, donde ha visto mayor resistencia para coadyuvar en la prevención de hechos que siguen destrozando a cientos de familias.
Señaló que primero debe tomarse en cuenta el cambio social que se vivió sobre todo en los últimos 20 años, pues “bruscamente” se pasó de ser un estado eminentemente agrícola a la industrialización, cambio que se vio como la solución para contener el desempleo y la pobreza.
“Sí fue la solución, sólo que trajo otros conflictos que no teníamos”, destacó el médico neurólogo y psicoterapeuta Gestalt, especialista también en otras ramas como la meditación que aparte de favorecer cambios fisiológicos y reducir el ritmo cardiaco y respiratorio, disminuye la tensión arterial, además de que se ha comprobado que genera modificaciones en el ADN, por ejemplo.
APARECIERON OTROS CONFLICTOS
Y explica que esos “otros conflictos” son sin duda la sobrepoblación, el hacinamiento y el alto costo de la vida que, dijo, “pulverizó los salarios”. Ahora una gran población tiene empleos para subsistir, no para crecer, generando de manera paralela una “gran violencia social” porque Aguascalientes se volvió un lugar hostil parta vivir con una feroz competencia de empleos; hábitat y un crecimiento desmesurado que no permite a las autoridades civiles proporcionar los recursos necesarios para vivir en bienestar.
Detalla que hay carencias en vivienda, seguridad, educación y cultura, -se hace una reflexión para meditar si alguna es más importante que la otra, o cual debe ir primero o cual al último, porque al final de cuentas todas cuentan y tienen el mismo peso social-.
Y agrega tras mencionar esos cuatro conceptos: “con una gran oferta de satisfactores no saludables”, como es el establecimiento de cantinas por todas partes más que escuelas, iglesias y por supuesto centros de esparcimiento, junto con el pandillerismo, las drogas, la delincuencia, como consecuencia de la frustración social que a su vez conduce a la depresión y ésta al suicidio, explicó.
PROBLEMA MAYUSCULO
Mención aparte merecen los adictos crónicos, al que calificó como “un problema mayúsculo”, porque los centros de internamiento que hay están saturados y por si fuera poco operan en la clandestinidad, y no obstante ello reciben orientación conforme a determinados cíclicos, mientras que el único formal que tiene el sector salud, no está en el lugar adecuado. Hay que considerar aquellos anexos que sin embargo representan un gran costo para las familias que no pueden absorberlo.
Grijalva Tamayo puntualizó que este “enorme problema” no sólo es preocupación de la entidad, sino que es mundial que requiere de acciones solidarias de toda la sociedad y el gobierno, al grado que ni países desarrollados como Estados Unidos han podido atender debidamente por su complejidad y creciente número de adictos crónicos.

Acciones y Conclusiones:
Durante la amplia entrevista desarrollada en sus oficinas de “Agua Clara”, el Dr. Héctor Grijalva Tamayo retoma el historial, pero sobre todo su interés en este tema de las adicciones y tendencia suicida, pero sobre todo en la prevención. Explica que gracias al acercamiento que se tuvo hace 10 años con un legislador local, se logró un presupuesto de 2.5 millones de pesos anuales, el que se ha mantenido hasta la fecha.
Sin embargo, se muestra optimista porque los legisladores ofrecieron retomar con seriedad tal problemática y para el 2018 seguramente habrás un presupuesto razonablemente mayor al entrar el año.
Y es que la actividad preventiva debe ir en tres vertientes; hacia la difusión, activación de grupos sociales y consulta en terapia, con centros de atención en Aguascalientes capital, Rincón de Romos, Jesús María y Calvillo, además de que se proyecta abrir uno más en la colonia Sana Anita, porque, subraya, “hay que ir hacia ellos” porque es aquí donde está el 80% de la problemática.
Fue el tema de los medios de comunicación el que mereció relevancia especial, porque “no son la causa, pero sí tienen una gran relevancia” al darle gran difusión a los hechos violentos, porque ciertamente que “los suicidios, adicciones y violencia son conductas humanas que, como tales, son imitables. El ser humano aprende por imitación, y se observa una fuerte tendencia a reproducir otras conductas que no son propias.
No se trata de ocultar la verdad, pero si en la forma de presentar los hechos tomando en cuenta precisamente que las conductas humanas son imitables. Reveló que ha pedido con insistencia a los medios electrónicos e incluso escritos, que ayuden, pero lamentablemente no se ha tenido la respuesta necesaria.
Finalmente habló de los consejos de participación que acaba de reactivar, a los que podrán integrarse no sólo los medios de comunicación “que tienen las puertas abiertas” en esta tarea de prevención, sino también a las universidades, las distintas iglesias y otras organizaciones de la sociedad civil, “porque todos tenemos algo que aportar, que construir, en vez de destruir”.