Podemos transformar este país… o sumergirlo: David Noel

0
1319

Debemos pensar y actuar haciendo de cuenta que Dios está a un lado de nosotros, como de hecho lo está, y esforzarnos por cambiar todos nuestra actitud, pues debido al egoísmo tan acentuado es que tenemos los problemas que nos atormentan como sociedad, muchas veces sin pensar que al final de nuestras vidas seremos llamados a cuentas por el Creador y nos juzgará no por los recesos y las veces que fuimos a misa y comulgamos, sino por lo que aportamos con amor.
Lo anterior quedó de manifiesto tras la concurrida conferencia que impartió David Noel Ramírez, y que los asistentes calificaron de “extraordinaria”, acerca del pago de la hipoteca social y sobre lo cual el expositor planteó con énfasis que ésta “no es una opción, es una obligación para todos”, de la que ni siquiera los más pobres pueden quedar excluidos.
Ramírez Padilla expuso ante un amplio número de personas de todos los sectores reunidos en el auditorio del Colegio “Esperanza”, y a invitación de la organización civil “Cadenas de Amor”, que es una tesis comprobada, que Dios nos dio la vida para crear valor, “no para destruir”, y si somos fruto del amor de Dios, entonces seremos juzgados al final de la vida por el valor creado.
Quien llevara las riendas del Tecnológico de Monterrey a los niveles en que hoy se encuentra, subrayó que ha prevalecido “una fuerte actitud egoísta para puro beneficio personal”, preocupándonos más con un desgaste innecesario por lo material, olvidándonos de esa gran realidad de gran profundidad teológica, de que en el examen final y de cara y solos frente a Dios, “seremos evaluados en el amor”.
Se busca el bien personal, no el bien común, subrayó.
La oración debe llevar un nombre y apellidos, y es el de: servir, servir y servir.
“Cada uno debemos pensar, especialmente los jóvenes, y responder: ¿cuál es tu razón de existir?”.
“No olvidemos que México no es una suma de kilómetros, es donde descansan nuestros antepasados, donde algún día nosotros descansaremos, donde viven nuestros hijos y donde vivirán los hijos de ellos”.
“Este es el país que soñamos y añoramos millones de mexicanos. Posponer la construcción de este México sería la peor aberración de esta generación”, indicó.
Hizo ver que “cada uno de nosotros tenemos la libertad de transformar este país o sumergirlo en un retroceso sin retorno”. Dicho en otras palabras, tenemos que salir de la comodidad del camarote porque el barco se hunde, y si no lo cuidamos después habrá lamentaciones.
Puntualizó que los problemas de drogadicción, alcoholismo y delincuencia son consecuencia de ese marcado egoísmo, que no se resolverán con cambios de jefes policiacos ni compra de patrullas, sino con un cambio de actitud, aceptando que sin excepción hay que unir esfuerzos y resolverlos con ese espíritu de compromiso, donde las autoridades elegidas deben poner el ejemplo.
Nuestra apuesta es por un México donde reine la paz, el desarrollo y la solidaridad.
Dijo que es triste que cuando visita otros países se exprese que uno de los mayores problemas de México es la ausencia de un Estado de Derecho, donde se arraiga la corrupción y se anida la impunidad, y es verdad porque sucede que de cada 100 delitos, tres o cuatro van a parar a las cárceles, y eso “porque son los más fregados”.
Que siempre digan la verdad…
Y al puntualizar acerca del significado del pago de la hipoteca social, pidió a los medios de comunicación –a quienes están al frente y trabajan para ellos- hablar del tema, al igual que los académicos e intelectuales.
“Que se comprometan a informar siempre la verdad, que internalicen que lo que lastima y daña a la sociedad no es que se diga la verdad, sino la manera en que se dice. No deben olvidar que ellos no solo son espejos del acontecer de la sociedad, sino moldes que contribuyen a fortalecerla o a enfermarla. Que promuevan valores, no antivalores”, asentó el maestro David Noel Ramírez Padilla.
Cuando alguien siembra odio, cosecha tempestades, y tarde que temprano se le revierte el mal que esparció entre la sociedad, y la Naturaleza nunca perdona.
Se refirió también al “amarillismo” y “sensacionalismo” que difunden muchos de los medios de comunicación, y los resultados los tenemos ahora; una sociedad llena de odio, de vacío espiritual y sin muchas esperanzas, con ganas de hacerse justicia por su propia mano y, lo peor de todo, perder el sentido por la vida.
“El mal se combate con el bien”
Las iglesias –sobre todo la católica- deben transformarse en su enfoque “sacramentalista” a uno donde se haga hincapié en que lo importante es servir a los demás, y que tarde seremos juzgados por el servicio a los demás, no por ritos ni prácticas religiosas.
Las personas en condiciones marginadas que renuncien al asistencialismo que solo incrementa su pobreza, que huyan del clientelismo político y religioso de aquellos que solo quieren conquistarlos para sus fines; las instituciones educativas, que tatúen en sus estudiantes que el pago de la hipoteca social no es una opción, es una obligación, que su investigación responda a los retos sociales, mientras que los intelectuales generen conciencia a través de escritos y organización de foros la importancia de la hipoteca social obligatoria, “donde nadie debe quedar excluido”.
Los papás, que conozcan el bien, amen el bien y hagan el bien y las familias, que asuman el compromiso de “ tatuar” en sus hijos los valores, para blindarlos de las cinco seudofilosofías, como la ideología de género que tanto daño sigue generando en el país y de la que pocos se atreven a hablar; que también participen con sus hijos en proyectos de solidaridad.
Por un Estado de Derecho…
Los gobernantes, que se comprometan a que se tenga un Estado de Derecho, a actuar éticamente, a erradicar la corrupción; que los políticos, seleccionen desde ahora candidatos con pasión de servir y no por intereses mezquinos, que no usen la calumnia, difamación y la mentira; las organizaciones de la sociedad civil, que promuevan una ciudadanía participativa y activa, y que cumplan con la misión para la que fueron creadas, pues finalmente quienes tienen mayor responsabilidad de pagar la hipoteca social son los gobernantes, políticos, empresarios y organismos de la sociedad civil, instituciones educativas e intelectuales, familias e iglesias y por supuesto medios de comunicación que mucho han quedado a deberle a la sociedad.
“Todos somos responsables de todos”, por lo que urge que muera nuestros egoísmo y seamos más solidarios, que implica la determinación firme de empeñarnos por el bien de los demás.
Recordó lo expuesto por Johon Gulten “La paz jamás se logrará asesinando a criminales o narcotraficantes, ello se lograra cuando sean capaces de erradicar la pobreza y la desigualdad social”, por lo que las autoridades ya no deben seguir engañando a la población con tantos ofrecimientos y promesas que al final no cumplen.
Hay que ir a la raíz del problema, comenzando con un cambio de actitud de quienes nos gobiernan, pues muchas de las veces las acciones y programas que se emprenden son para el bien personal, no para el bien común y en la mayoría de las veces en contra de familia y la propia sociedad, baste analizar si lo que se hace o deja de hacer es bueno o malo.
“Sistema que no se mide, se devalúa”, y hay que exigirle al gobierno, al gobernador y la alcaldesa, que ya trabajen para el 99 por ciento de la sociedad, no para el uno por ciento. Hay que exigirles cuentas, que publiquen también cómo va Aguascalientes, y cada quien cumplir su parte.
Dijo también que” lo opuesto a inseguridad no es seguridad, sino convivencia”.
Empresarios sin mística de servicio…
De manera particular se refirió a los empresarios a quienes formuló un fuerte llamado de atención, porque en su gran mayoría poco aportan, y quienes lo hacen no son muchos, aunque de lo que se trata no es tanto que den tanto dinero, sino que den su tiempo a tantas tareas de servicio a la comunidad.
Hizo hincapié en su egoísmo que también les caracteriza a muchos de ellos, pues buscan el bien personal y no el bien común, y aprovechan toda oportunidad para llevar dinero a su bolsa como si al morir se lo llevaran. Especialmente ellos que más tienen darán cuenta ante el Creador del valor creado, pero lo peor de todo es la tibieza que manifiestan “y a los tibios Dios mismo los vomita”, por lo que hay que actuar ya siendo solidarios, participar mucho en la sociedad, y al mismo tiempo no pedir, sino exigir que las autoridades cumplan sus compromisos y se dejen de engañar a la opinión pública, porque no baste con reconocer los problemas, han que ocuparse de los mismos y cumplir con el pago de la hipoteca social.
Finalmente se formularon una serie de preguntas y respuestas, manifestándose la viabilidad de que Aguascalientes supere los problemas que le aquejan, y hasta ofreció el respaldo necesario para evaluar tanto al Gobernador como a la alcaldesa a solicitud expresa de los asistentes quienes manifestaron no saber qué hacer ante la creciente descomposición social que se vive, porque a diario hay sucesos lamentables a los que hasta ahora se les da poco o nula atención, pues más allá de temas de corrupción y aspectos materiales, se trata de seres humanos que no encuentran la puerta.
Debe medirse qué se ha hecho para rescatar a tantos adolescentes y jóvenes de los llamados “anexos”, por qué no pueden frenar el índice de suicidios. “Con un solo caso bastaría para que toda la administración echara a andar la maquinaria para evitar un segundo hecho, viera el Gobernador que no está haciendo bien su trabajo y que lamentablemente destacan eventos que han lastimado a la misma sociedad, y que siguen impunes, se expresó por parte de representantes de diversas organizaciones que pidieron al expositor su apoyo para tomar las medidas que corresponden para ver si logran que las autoridades reacciones y se preocupen por el bien común y hagan a un lado ese egoísmo que les nubla la vista, a lo que David Noel Ramírez Padilla aceptó con su experiencia de #NuevoLeónComoVamos.
Se contó con la presencia de la señora Yolanda Ramírez, esposa del gobernador Martín Orozco, de don Ramón Jiménez Peñaloza, padre de Teresa Jiménez Esquivel, y de la diputada Norma Zamora, que ni un solo aplauso recibieron; estuvo también con Martha Márquez Alvarado, de Sebiedeso que ni mención mereció.
Participantes manifestaron su interés en saber quiénes formaban parte del gabinete, porque hasta ahora desconocían si ya habían entrado en funciones, a decir de la realidad que se vive en Aguascalientes.
Previamente se exhortó a entender que más allá del interés que levantaría la conferencia, estaría la acción que cada quien emprendería al salir del auditorio, lo que al término de la misma se reiteró por parte de David Noel Ramírez Padilla porque “ya no podemos darnos el lujo de perder más tiempo”, y el pago de la hipoteca social no es una opción, “es una obligación que todos tenemos que pagar”.
“No hay pretextos para no cumplir, vean el mismo Papa Francisco que a sus 80 años anda como remolino de aquí para allá, llevando el Evangelio y haciendo el bien, pagando su hipoteca social que le corresponde, acotó, no sin antes aclarar que el nombre de la “hipoteca social” no es de su autoría, sino del ahora San Juan Pablo II que vino a México a hablarnos de ello ante el sufrimiento de tantos indígenas y de las muchas consecuencias que causan la pobreza y desigualdades sociales, como son el alcoholismo y la drogadicción.