Las cartas de Clouthier y el extraño accidente refuerzan la teoría del magnicidio

0
3412

Las cartas de Clouthier y el extraño accidente refuerzan la teoría del magnicidio

A casi 28 años del “accidente” en que perdió la vida el gran “Maquío” sigue vivo su espíritu de lucha y se mantiene la convicción de que México aún puede cambiar con el gobierno, sin el gobierno y a pesar del gobierno, como él mismo lo manifestó reiteradas veces.

Hasta hace apenas unos 10 años 3 de cada 10 mexicanos opinaba de que a Manuel de Jesús Clouthier del Rincón lo asesinaron grupos del sistema. Hoy en día 5 de 10 opina lo mismo.
Más allá de las afirmaciones de sus hijos, entre ellos Manuel Clouthier Carrillo, en el sentido de que éste personaje fue asesinado, la misma opinión la comparten reconocidos escritores que recientemente han declarado, públicamente, que el país “debe conocer la verdad” sin importar las consecuencias. Ello, sin omitir las supuestas traiciones de algunos grupos panistas que llegaron a adueñarse del reconocido partido fundado por don Manuel Gómez Morín y otras figuras que inspiraron a miles a forjar el México democrático de nuestros tiempos.

Entre las declaraciones vertidas a la prensa y exposiciones en escritos y conferencias, resalta la inclusión del nombre de Aguascalientes en ese “accidente” con presunciones que llaman poderosamente la atención pero que sin embargo es difícil de comprobar, a excepción de las mismas autoridades.

Se refieren concretamente, número 1, al tráiler que impactó al vehículo en el que viajaba Clouthier junto con Javier Calvo y que presuntamente pertenecía a un reconocido comerciante en abarrotes, y cuyo chofer hizo “tremendas” revelaciones a varios parroquianos en una cantina, después de lo cual jamás volvió a saberse de ése trabajador.
Número 2, la presunta presencia de un helicóptero que distrajo al conductor y se impactó contra ese tráiler.

Número 3, la aseveración de peritos que anotaron que siendo una carretera internacional usualmente concurrida, no hubo testigos en ese kilómetro 158+100 de la carretera México-Nogales, escenario que se ha repetido en otros acontecimientos donde han ocurrido atentados de esa índole y que incluyó a diversos personajes ya desaparecidos.

El editor de la revista FUTURO obtuvo de mano de Tatiana Clouthier el texto clave de dos de las cartas de “Maquío”. Esto durante el primer homenaje que la COPARMEX le rindió en conocido hotel de la ciudad de México y que transcribimos en exclusiva.

Por separado se reproducen algunas partes del libro “La última cena”, donde Clouthier responde así: “Estos hijos de la ch… creen que mi dignidad tiene precio, no entienden que habemos hombres que somos como los toros de lidia, que cuanto más los pican, más embisten”. Era diciembre de 1988 y acababa de tener una segunda reunión con el ya entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari.

Ésta es parte de la información que el sistema y particularmente los medios de comunicación tradicionales ocultan a la opinión pública.

Fragmentos de dos cartas escritas por el Ing. Manuel J. Clouthier del Rincón.

“Abrirse en caso de que me suceda algo”.

(Escrita el 16 de noviembre de 1973).

“Mi querida familia: “Cuando lean esta carta es muy probable, casi seguro, que haya muerto, y quiero que actúen como si así fuera, pues de otra manera la angustia será peor.

“La ola de secuestros que se ha destacado en Culiacán, que tiene como marco los asesinatos cometidos en el país, me han hecho reflexionar profundamente, sobre cuál es la actitud que habremos de asumir ustedes y yo, en caso de que Dios nos sometiera a esta prueba.
“Siempre he pensado que no debemos pedirle al Señor que nos guarde de los problemas, sino que nos dé la suficiente calidad humana para saberlos sortear con dignidad y sin perder el amor que debe regir las acciones de nuestra vida. El secuestro, al cual podría ser sometido, podría tener una de las siguientes dos finalidades:

“Uno, asesinarme para lograr radicalizar más las posiciones de derechistas e izquierdistas.

“Dos, ponerle precio a mi vida, para llevarnos a un grado de angustia, a ustedes y a mí, que nos haga degradar nuestra dignidad humana.

“Mi vieja y mis hijos, la vida mía no tiene precio, ni uno, ni cinco, ni cien millones, para que se pague por ella. Así pues, haré todo lo que esté a mi alcance desde el primer momento en que me traten de secuestrar para no permitir que se le ponga precio a mi vida, la cual he vivido conforme a mis convicciones, que muchas veces me han costado enfrentamientos y enemistades. He actuado, cuando menos esa ha sido mi intención, razonando lo que hago, sin dejarme influir por miedo, o la conveniencia o el amor, guiándome por la convicción razonada, y ésta, el día que se me presente, estoy seguro que me ordenará que no permita que se le ponga precio a mi vida, ni que los ponga a ustedes en la situación de pagar por ella.
“Así pues, cuando lean esta carta, asistan todos a Misa y recen por mi alma, pues yo ya habré partido. Si algún rescate quieren pagar, háganlo del seguro de vida que tengo con el Sr. Armenta, pero no lo hagan a rateros a vividores, porque es muy poco apreciar mi vida. Ese rescate utilícenlo para formar una escuela de capacitación política, de donde el día de mañana puedan salir líderes con la suficiente calidad, para que éste tipo de situaciones se vaya acabando.

“Adiós pues, mis hijos, quizás les vaya a faltar en el futuro, no me refiero a lo económico, me refiero a que esto lo suplan con verdadera rectitud e ideales, que entiendan que las cosas de la vida por las cuales se quiere vivir, deben ser las mismas por las cuales estemos dispuestos a morir y éstas solamente pueden ser nuestras convicciones”.

(Escrita en 1978)

“Así pues, mi querida familia, quiero reafirmar lo que les dije hace cinco años y en caso de que me secuestren, lo mejor es que me den por muerto y actúen como les dije en la otra carta. Sólo me resta mencionar algo que ustedes seguramente ya se habrán dado cuenta, por la redacción de las dos cartas y el estilo que tienen las mismas.

“Me he endurecido mucho. Yo mismo me sorprendí al leer lo que les había escrito hace cinco años; mi estilo y sentimientos eran más los de un místico, casi un monje, que los de un hombre que, cinco años después ha sido tremendamente golpeado por una sociedad para la cual siempre fui amenaza, por mis acciones y apertura, como son repartir utilidades en el campo, atender a los humildes, abrir una UNPH en Morelos, fueron interpretadas como un supuesto atentado contra ellos, porque lo que yo hacía les afectaba y entonces me atacaron.

“Este verme y verlos a ustedes sometidos constantemente a presiones con el gobierno y la sociedad en Culiacán me fueron endureciendo”.

Manuel de Jesús Clouthier del Rincón (1934-1989)
Agricultor, empresario, dirigente y político

“Integridad de valores”
De profundas convicciones católicas, lejos empero de todo fanatismo, Clouthier llegó a éste mundo en junio de 1934 y se fue de él el 1 de octubre de 1989. Casado con doña Leticia Carrillo, Clouthier tuvo 11 hijos, de los cuales viven 10, y en su casa puso en práctica en primer término los principios de la democracia, la libertad y la responsabilidad. Se graduó en 1957 como agrónomo fitotecnista por el Tecnológico de Monterrey, donde inició sus primeros cuestionamientos al frente de la Asociación de Alumnos.

En los años 70, Clouthier fue, junto a su mujer, presidente diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (MFC). Fundador del Consejo Coordinador Empresarial de Sinaloa (CCE), presidente nacional de COPARMEX de 1978 a 1980 y presidente nacional del CCE entre 1981 y 1983, periodo en el que le tocó defender a los accionistas de los bancos privados ante la nacionalización de la banca. Participó como socio fundador del patronato que construyó la Ciudad Universitaria de la Universidad Autónoma de Sinaloa (donde además fue catedrático), gestionó el establecimiento del ITESM en la entidad, y, semana a semana colaboró, por años, en la página editorial del El Universal.

Clouthier tenía una asombrosa capacidad de comunicarse. Lo mismo sabía escuchar a la gente que hablar con ella en sus términos. Dentro de sus empresas se encuentran: Rancho Agrícola Paralelo 38, Porcina Los Alazanes, Arrocera del Valle de Culiacán, Arrocera del Palmito, , Industrias de Culiacán, Avance Urbano (casas de interés social), Autos y tractores de Culiacán, Agrotractores de Sinaloa, Automóviles y Maquinaria Agrícola de Guamuchil, Impulsora de Culiacán, etc. Maquíao declaró: “la empresa es la más maravillosa invención, y la religión el cimiento de las actividades familiares, culturales, económicas y políticas del hombre, todas las cuales yo he hecho a lo grande”.

En el campo político, buscó la gubernatura de Sinaloa, dentro del Partido Acción Nacional, en unas dudosas elecciones y en 1988 contendió por la presidencia de la república. Falleció en 1989, en un accidente automovilístico, con el legado de un hombre íntegro, que supo dar a cada faceta de la vida su justa dimensión.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here